Cuida tus pensamientos

Terminamos convirtiéndonos en eso que pensamos, por lo tanto, cuida tus pensamientos, ojo con lo que deseas, con lo que te repites constantemente, lo más probable es que lo obtengas, sea eso bueno o malo.

Lo que obtienes como resultado de tus acciones es consecuencia de tus pensamientos, lo importante es que puedes cambiarlos cuando realmente lo quieras.

Si procuras ser positivo, si siempre deseas tu bienestar y el de los demás, si te ocupas de actuar bien, de hacer el bien, si así lo hicieres, tus resultados no tienen como ser malos.

Cada vez que te des cuenta que no estás pensando de manera positiva, cada vez que sorprendas a tu mente jugándote en negativo, con pensamientos de derrota, cámbialo, hazlo de manera consciente, ayúdate con autoafirmaciones positivas, deben estar dirigidas a romper tus limitaciones, ejemplo: yo puedo ser: rico, feliz, saludable, exitoso, etc. Piensa que si otros pueden tú también, reflexiona sobre el hecho que no tienes más barreras que las que tú te permites, y entonces derrúmbalas, acaba con esa forma de pensar.

Piensa, habla y actúa en positivo, a propósito Donald Trump dijo lo siguiente:
“Si de todos modos hay que pensar, más vale hacerlo en grande”.

Deja un comentario