¿Tienes éxito y eres feliz?

Elige muy bien la pared sobre la cual vas a apoyar la escalera en la que vas a ascender para llegar al éxito, conozco personas que ganan bien, visten bien, conducen un buen automóvil, tienen hasta una buena familia, sin embargo no son felices, eso tiene mucho que ver con no poder pensar, decir y hacer lo que quieren.

Puede que hoy tengas un “buen” empleo, uno que te permita tener un gran nivel de vida, unas condiciones socio económicas envidiables, sin embargo también puede que te sientas vacío, por lo menos que no te sientas pleno. Si no estás haciendo lo que quieres, sino lo que te ” toca “, esto puede ocasionar que a pesar de estar estable y satisfecho económicamente, te sientas incompleto.

Por eso es tan importante tener un propósito o una misión de vida, con unos valores y principios sólidos como soportes, de esta manera será más difícil equivocarse al elegir lo que quieres hacer con tu vida, a que te quieres dedicar. Reflexiona si los tienes claros y confírmalos o defínelos.

No sea que pase el tiempo y al final del sendero te des cuenta de que has escalado los peldaños de la escalera del éxito de una manera importante, pero al llegar al tope, verificas que la pared no era la que querías. Nunca es tarde para recapitular, hazlo hoy, el tiempo es demasiado precioso y no se recupera.

Revisa si la pared sobre la cual decidiste ascender es la apropiada, si estás haciendo lo que realmente quieres, si es así, ánimo, sigue adelante con más fuerza, sino, reflexiona y actúa valientemente redireccionando el norte de tu vida, es mejor empezar de nuevo que vivir en la mediocridad. Estamos llamados a dar la mejor versión de nosotros cada día.

¿Tienes una pared sobre la cual estas subiendo y es la que quieres realmente?

Éxito sin felicidad no vale la pena, éste debe ser siempre integral. ¡ Dale un buen sentido a tu vida y sube sin miedo!.

Problemas

Ningún problema puede ser resuelto en el mismo nivel en el que este fue creado, recuerda que no es lo que te pasa, sino lo que haces con lo que te pasa. Analiza lo que te ocurre y no sigas preguntándote por qué te pasó, cambia eso y reflexiona sobre para qué te pasó, eso te dará otra dimensión de pensamiento.

Prepárate para la vida, desarróllate, crece, enfrenta tus problemas, soluciónalos y sigue creciendo, a veces las situaciones son menos complejas de lo que parecen, los miedos y las preocupaciones magnifican las situaciones adversas que te ocurren, no las dilates, cáeles de frente y rodéate bien, lo más frecuente es quienes te rodean no ayuden mucho, antes por el contrario, te pueden contagiar con sus altas dosis de negativismo, busca quien te recargue de energías y te contagie con su entusiasmo.

Apaláncate en tus problemas, utilízalos como fuente de aprendizaje, míralos como la posibilidad de seguir creciendo. Observa en retrospectiva y recuerda todos los que has solucionado y que en principio te parecía que no tenían solución, las situaciones exitosas anteriores te deben servir para aumentar tu autoestima.

Nada que realmente valga la pena está desprovisto de obstáculos, la vida sin problemas no existe, es el tamaño de tu ser lo que realmente importa, si eres pequeño, resolverás pequeños problemas, si te conviertes en un gran ser, estarás listo para resolver temas más complejos.

No esperes desde la zona de comodidad ser grande, sal de ella constantemente y enfrentate al mundo, la “suerte” la hallarás cuando esta te encuentre trabajando para el cumplimiento de tus metas.

No hables de la suerte del otro si no conoces sus esfuerzos, sobre esto, Thomas Jefferson dijo lo siguiente:

Creo mucho en la suerte y he descubierto que entre más trabajo, más suerte tengo.

Que tengas mucha “suerte”.

Miedos

Los grandes resultados, los grandes logros en el transcurso de la humanidad, se han realizado por personas que supieron dominar sus miedos, o que a pesar de ellos se pusieron en marcha con determinación.

El miedo es una emoción que nos acompaña toda la vida, es normal que lo sintamos, lo que no es normal es que dejemos que nos inmovilice, que permitamos paralizarnos cuándo debemos actuar, los familiares, maestros, compañeros, pareja, etc, han contribuido con sus cargas emocionales a transferirnos dosis de esa perjudicial sensación.

Las creencias que nos acompañan, el entorno social y cultural que nos rodea contribuyen al nivel de los diferentes tipos de miedos: al ridículo, al que dirán, al fracaso, a las críticas, entre otros que nos impiden hacer y tener lo que merecemos.

Elementos adicionales que también contribuyen a que el miedo logre su cometido de no dejarnos actuar, son la falta de confianza, la baja autoestima, la costumbre de dejar todo para después, cuándo el tiempo sea perfecto.

No debes permitir paralizarte, ni siquiera te debes dar el lujo de actuar por debajo de tus posibilidades, por eso ante el miedo, ACTÚA, ponte en marcha, no dilates lo que sabes que debes hacer para cambiar tu estado actual, para salir de la zona en la cuál te mueves y en la que no vas a conseguir logros importantes.

Muévete, hazlo con fe, con ganas, con energía, con gran pasión y con mucha gratitud por poder hacerlo, recuerda que tienes derecho a sentir miedo, pero no debes dejar que este impida tu desarrollo, actúa como el orador que cuando sale a la tarima lo hace atemorizado, sin embargo al ponerse en acción es capaz de controlar sus emociones y salir exitoso.

Véncete, el miedo es la emoción que hace que seas tú mismo el principal rival a doblegar para conquistar grandes objetivos.

¿Todavía perteneces a la era industrial?

Los avances que se están dando en la transición a la era digital son increíbles, el mundo evoluciona a pasos agigantados, en los últimos 10 años hemos sido testigos de desarrollos que en algunos casos superan la ficción, sin embargo, el sistema educativo no evoluciona a ese ritmo y la gente sigue formándose de manera tradicional.

Ante esto, puedes quejarte por la falta de empleo y por el trabajo mal remunerado, o puedes verlo como una oportunidad de crecer y prepararte mejor para participar de la bonanza.

La decisión está en tus manos, evoluciona y no esperes prosperar con pensamientos arraigados a tiempos que no van a volver.

La educación formal podrá darte los elementos para sobrevivir, la auto-formación y la convicción de salir adelante te pueden dar la posibilidad se ser grande y de ayudarle a muchos.

Hoy como nunca, tienes toneladas de información disponibles para ti a un clic de distancia, acceso inmediato a imágenes, textos, vídeos, a mucho material de manera inmediata, también hay un monton de basura, así que es importante clasificar lo que debes recibir a fondo y descartar lo que no sirve.

El cambio es ahora, es constante, el tiempo avanza sin consideraciones, así que no lo malgastes quejándote por lo que no hay, aprovecha lo mucho que si hay y explótalo a tu favor.

Edúcate bien, capacítate, entrénate y ponte en marcha acorde a las circunstancias, o lo que es mejor, con todo lo que tienes a tu disposición, crea las circunstancias para tu progreso.

¡Bienvenido a la era digital!

Pon en práctica lo que vas aprendiendo

Cualquier cosa que hagas, cualquier actividad a la que te dediques, que quieras hacer o que quieras emprender, será mejor si entrenas fuertemente, así hayas nacido con grandes dones, con especiales talentos, si no te mantienes en constante aprendizaje y aplicándolos, no podrás mantener y crecer el nivel.

Es frecuente que después de aprender algo, nos conformemos con eso o nos creamos expertos y no progresemos, limitando nuestro potencial, esto para nada es aconsejable, al contrario, siempre debemos mantenernos en constante aprendizaje y aplicando los nuevos conocimientos.

El tema no es especifico, aplica para el estudio, para los deportes, para el trabajo, para cualquier propósito que decidas emprender, lo recomendable es mantenerse siempre evolucionando, investigando, innovando y poniendo en práctica para mejorar permanentemente; a eso estamos llamados.

Si quieres mantenerte vigente, si no quieres pertenecer al montón, esto es lo que puedes poner en práctica, la experiencia es lo que te da la posibilidad de seguir progresando, no es el conocimiento, es la aplicación de éste el que te dará la posibilidad de crecer, de mejorar y de marcar diferencia.

Entrénate como un campeón y lo serás, recuerda que la disciplina vence hasta a la inteligencia. Conozco casos de sabios quebrados y de personas no tan bien dotadas que progresan.

Parafraseando a Goethe:

No basta saber, se debe también aplicar. No es suficiente querer, se debe también hacer.