El legado de Steve Jobs

Admiro mucho a Steve Jobs, no solamente por sus grandes aportes tecnológicos a la humanidad, sino también por sus inmensas lecciones de vida.

Ya sabemos lo que ha revolucionado al mundo con aportes como el iPad, el iPhone, el iPod, etc., pero pocos han reflexionado sobre el legado que nos dejó para mejorar nuestra filosofía de vida  y hacerla más refinada.

Todos conocemos la frase: “Vive cada día como si fuera el último de tu vida”. Pues él la aplicó de verdad. Después de que le diagnosticaran una enfermedad terminal, en vez de amedrentarse y derrotarse como muchos, sacó fuerzas, demostró con sus actos el significado de la palabra resiliencia y vivió grandes años en los que eliminó miedos, excusas y tomó las mejores decisiones y realizó grandes acciones en su vida.

Dijo al respecto: “Su tiempo es limitado, no lo gasten viviendo la vida de otros”. ¡Qué gran enseñanza! Te invito a que vivas tu propia vida, a que encuentres tu norte, a que te inspires en un gran propósito y a que lo desarrolles con grandes y retadoras metas que te lleven a actuar por encima de tus posibilidades actuales.

La certeza de que iba a morir hizo que Jobs dejara de lado lo trivial y se concentrara en lo importante. Me pregunto: ¿y acaso nosotros no sabemos que vamos a morir y que la vida es corta?

No esperes a tener situaciones dramáticas para desarrollar tu potencial y demostrar de qué estás hecho. Hazlo aquí y ahora, toma mejores decisiones, actúa viviendo una vida que valga la pena, muévete sabiendo que vas a morir y deja un legado importante, que cuando llegues al final de tus días puedas mirar atrás con satisfacción.

 Para terminar, otra de sus frases:

 “Recordar que vas a morir es la mejor forma que conozco de evitar la trampa de pensar que tienes algo que perder”.