¿Estás trabajando más en tus sueños que en los de otros?

Te recomiendo que te asegures de estar trabajando más en ti (en tu desarrollo personal), que en tu trabajo, sobre todo si hoy dedicas tu tiempo solo a trabajar para el sueño de otros, para nada quiere decir que seas irresponsable con tus obligaciones laborales, al contrario, te invito a que hagas siempre tu mejor esfuerzo en todo lo que hagas.

Sin embargo, si hoy te dedicas a lo que te “toca” y no a lo que te gusta, te sugiero que revises tus sueños y le dediques tiempo, esfuerzo y energía a canalizar tus hábitos, comportamientos y acciones, a hacerlos coherentes con tus metas, con tu propósito de vida, con tu misión en la tierra, si aún no tienes esto o los tienes y no los has escrito, es el momento, es ahora la oportunidad de hacerlo.

No desperdicies tu tiempo en algo que no te gusta, que no disfrutas, recuerda que eres libre para decidir, para elegir, mientras encuentras tu norte, aprende diariamente, en tus obligaciones incluidas las laborales, da siempre lo mejor de ti, eso te dejará bien posicionado y aprenderás para que cuando encuentres lo tuyo lo hagas de la mejor manera.

Todo lo que hagas, hazlo con la mejor disposición, da un poco más de lo que te toca, corre ese kilómetro adicional que diferencia a los ganadores, eso sí, insisto, no renuncies a buscar lo tuyo, a explotar tus potencialidades, a demostrarte de que estas hecho, el diamante no llega a serlo sin la presión que se le ejerce al carbón, valórate, exígete y marca la diferencia con las masas, ojalá que  lo que piensas, lo que dices y lo que haces, sea totalmente coherente.

Ponle ganas a la vida, entusiasmo y pasión, para cambiar y ganar se necesita mucho de esto, y recuerda:

¡Sueños sin acción, nada son!

Deja un comentario