Ley de la abundancia

Abundancia por todos lados, eso es lo que veo, hay quienes solo ven escasez y eso es cierto para ellos, todo se ve de acuerdo al cristal que utilices, todos somos diferentes y por eso es que ante las mismas situaciones o circunstancias, cada uno observa y actúa de diferentes maneras.

Las oportunidades no llegan caídas del cielo, siempre han estado ahí, aparecen para el que cree, para el que las crea, para el que está preparado. Declárate listo para ejecutarlas, no sigas dejando pasar y pasar el tiempo sin hacer las cosas necesarias para tu renovación.

Una vez aceptes responsabilidades y seas consciente que los límites y las barreras que no te dejan progresar están en ti, entonces empezarás a derrotar al único rival que te ha anclado en la zona en la cual te mueves, ese eres tú.

Cambia e inmediatamente todo a tu alrededor cambiará, cuando modifiques tus pensamientos limitantes y seas coherente entre lo que piensas, lo que dices y lo que haces, empezarás a recoger cada vez mejores frutos de tus acciones.

Hay abundancia ilimitada para el que cree que es así y hay escasez absoluta para el que cree que es así, enfócate en lo que quieres, ya deja de lamentarte por lo que no tienes, nada más vital que el aire y lo tienes de manera gratuita y sin hacer ningún esfuerzo, por eso no eres consciente de el, sino cuando te falte.

Mira detenidamente muy adentro de ti, reflexiona sobre todas las herramientas con las cuales estas dotado y que son más que suficientes para lograr lo que te propongas, piensa en las personas sin brazos, sin piernas, con “limitaciones” físicas evidentes y sin embargo algunos de ellos son tremendamente exitosos mientras otros “completos” piden limosnas.

El entorno es de oportunidades, de abundancia, si así lo piensas, recuerda que Dios o el Universo o cualquiera que sea la connotación que le des a la fuerza superior creadora, quiere y pone las condiciones para que seas próspero y feliz, lo que sucede es que no colaboramos lo suficiente y es más, entorpecemos la magnificencia universal con actitudes mentales profundamente negativas.

Abre tu mente, abre tu corazón, ten fe, actúa con contundencia basado en pensamientos firmes y positivos, y prepárate a recibir más de lo que te has imaginado, mientras tanto, disfruta lo mucho que ya tienes.

Deja un comentario