Miedos

Los grandes resultados, los grandes logros en el transcurso de la humanidad, se han realizado por personas que supieron dominar sus miedos, o que a pesar de ellos se pusieron en marcha con determinación.

El miedo es una emoción que nos acompaña toda la vida, es normal que lo sintamos, lo que no es normal es que dejemos que nos inmovilice, que permitamos paralizarnos cuándo debemos actuar, los familiares, maestros, compañeros, pareja, etc, han contribuido con sus cargas emocionales a transferirnos dosis de esa perjudicial sensación.

Las creencias que nos acompañan, el entorno social y cultural que nos rodea contribuyen al nivel de los diferentes tipos de miedos: al ridículo, al que dirán, al fracaso, a las críticas, entre otros que nos impiden hacer y tener lo que merecemos.

Elementos adicionales que también contribuyen a que el miedo logre su cometido de no dejarnos actuar, son la falta de confianza, la baja autoestima, la costumbre de dejar todo para después, cuándo el tiempo sea perfecto.

No debes permitir paralizarte, ni siquiera te debes dar el lujo de actuar por debajo de tus posibilidades, por eso ante el miedo, ACTÚA, ponte en marcha, no dilates lo que sabes que debes hacer para cambiar tu estado actual, para salir de la zona en la cuál te mueves y en la que no vas a conseguir logros importantes.

Muévete, hazlo con fe, con ganas, con energía, con gran pasión y con mucha gratitud por poder hacerlo, recuerda que tienes derecho a sentir miedo, pero no debes dejar que este impida tu desarrollo, actúa como el orador que cuando sale a la tarima lo hace atemorizado, sin embargo al ponerse en acción es capaz de controlar sus emociones y salir exitoso.

Véncete, el miedo es la emoción que hace que seas tú mismo el principal rival a doblegar para conquistar grandes objetivos.

Deja un comentario